AMIGDALITIS. INFECCIÓN DE GARGANTA. MI HIJO “TIENE ANGINAS”. MI HIJO “TIENE PLACAS”

¿Qué es?

Es una inflamación de las amígdalas palatinas ocasionada por gérmenes (virus o bacterias).

¿Qué síntomas ocasiona?

Inflamación a nivel de las amígdalas (aumento de su tamaño), enrojecimiento y en ocasiones pueden observarse exudados (“placas”). El niño tendrá dolor y dificultad para tragar. Las víricas muchas veces pueden acompañarse de clínica catarral (tos y mocos). Suelen acompañarse de fiebre de varios días de evolución y en ocasiones aumento de los ganglios del cuello.

A veces puede aparecer un sarpullido por el cuerpo rasposo acompañando a la amigdalitis por estreptococo que es lo que se conoce como escarlatina.

¿Por qué se produce?

Generalmente las amigdalitis en los niños están producidas por virus sobre todo en los menores de 3 años (adenovirus, rinovirus, coronavirus, herpesvirus, virus de ebstein barr, influenza y parainfluenza son los más frecuentes). En otras ocasiones pueden producirse por bacterias como el estreptococo pyogenes.

¿Cómo se diagnostica?

Por la clínica. En ocasiones se emplearán test de detección rápida de estreptococo (con una torunda se cogerá una muestra de la garganta y se analizará en el momento) o bien el pediatra tomará una muestra de la garganta para realizar un cultivo.

¿Contagian?

Sí, las producidas por virus de 2 a 4 días, aunque en algunos casos más, y las producidas por bacterias hasta 24-48 horas después del inicio del antibiótico.

¿Si tiene placas quiere decir que es “de antibiótico”?

No, como ya he comentado en los niños las amigdalitis más frecuentes son las de causa vírica y éstas también pueden ocasionar exudados (“las placas”).

¿Cómo se tratan?

Como la mayor parte son víricas el tratamiento será el de los síntomas y la fiebre: analgesia para el dolor o bien antiinflamatorios como el ibuprofeno, asegurando una correcta hidratación (administrando agua, zumos, caldos, sopas, etc.) y en caso de que al niño le cueste tragar proporcionar una dieta de consistencia semilíquida (cremas, sopas, yogur, etc.)

Si está producida por bacterias, entonces sí, estará indicado el tratamiento antibiótico y generalmente se empleará la penicilina o la amoxicilina por vía oral.

Si es bacteriana, ¿cuánto dura el tratamiento antibiótico?

Dependerá de lo que indique su pediatra generalmente entre 7-10 días. Es importante que aunque el niño ya se encuentre sin fiebre y esté mejor, NO SUSPENDER EL ANTIBIÓTICO. El antibiótico hay que administrárselo los días correctos por un lado para que no se produzca la recidiva de la infección y por otro para no favorecer las resistencias a los antibióticos.