CÓLICOS DEL LACTANTE

¿Qué son?

Son episodios en los que el bebé llora, presenta irritabilidad, enrojecimiento y encoge las piernas sobre el pecho de más de 3 horas de duración al día más de 3 días a la semana y más de 3 semanas según los criterios de Wessel.

Debemos considerar que un bebé normal llora a las 6 semanas de vida de media unas 2 h 45 min al día principalmente por la tarde. La edad a la que más lloran los bebés son los dos meses de vida.

¿Son muy frecuentes?

Afectan entre el 15-40% de los lactantes en los primeros meses de vida

Pero es importante saber que se trata de proceso benigno y autolimitado , que desaparece generalmente de manera espontánea entre el 3º-4º mes.

Si persisten más del 4º mes habrá que estudiar otras causas.

¿Cuándo se inician?

Suelen iniciarse entre la segunda-tercera semana de vida y pueden durar hasta los tres- cuatro meses.

¿Por qué se producen?

Se desconoce todavía.

Hay bebés que son muy sensibles a los estímulos. En otros casos puede haber gases, alteración de la motilidad del intestino, problemas de reflujo gastroesofágico, algunos autores sugieren una malabsorción de hidratos de carbono, etc y en una minoría de pacientes puede existir una alergia o intolerancia a la proteína de la leche de vaca

¿Se produce en niños con lactancia materna o con lactancia artificial?

Se produce en los dos.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico es clínico, lo realiza el médico tras haber descartado otras cosas por los síntomas del paciente y la exploración física.

¿Cómo se tratan?

Lo primero es que los papás estén tranquilos, ya que se trata de un proceso benigno y que se resolverá solo en un tiempo.

Es importante intentar calmar al niño y estar lo más tranquilos posible, puesto que los bebés pueden percibir el nerviosismo y ponerse más intranquilos.

Si notamos que nos ponemos nerviosos en ocasiones puede ser útil que la pareja u otro familiar coja al bebé.

Se debe disminuir la estimulación del lactante.

Es importante comprobar que el bebé no tenga hambre, que el pañal no esté sucio, que quiera succionar aunque no tenga hambre, que reclame afecto y atención, que no esté cansado, que no tenga fiebre y que lo que necesite sea dormir.

Algunas veces puede ser útil realizarle suaves masajes en la barriga de manera circular, mecerlo boca abajo, darle paseos en el cochecito o incluso en el automóvil.

¿Hay medicamentos?

La eficacia de los medicamentos antiflatulentos como la dimeticona está en duda. Otros fármacos antiespasmódicos y sedantes tienen efectos secundarios, principalmente en los lactantes pequeños por lo que se desaconseja su uso.

Las infusiones de manzanilla e hinojo tienen un efecto espasmolítico suave y pueden ayudar a algunos niños con cólicos, aunque puede que se sacien con las infusiones y luego no realicen las tomas de lactancia de forma adecuada, interfiriendo ésto a nivel nutricional.

En algunas ocasiones y siempre si el pediatra de vuestro hijo lo considera, por antecedentes de alergia en la familia, vómitos, heces con moco o sangre, dermatitis intensa,etc puede ser útil probar con una fórmula hidrolizada de proteínas de la leche o bien retirar la proteína láctea a la madre si está amamantando al bebé.

¿Son eficaces los probióticos?

Se han realizado varios estudios sobre todo de Lactobacillus reuteri viéndose que en pacientes con lactancia materna disminuían los episodios de llanto, por lo que pueden tener un papel en el tratamiento del cólico.

¿Cuándo consultar?

Es importante la valoración del pediatra para que establezca el diagnóstico y que descarte otras causas de llanto en el lactante.