FOTOPROTECCIÓN EN NIÑOS. CREMAS SOLARES EN NIÑOS

¿Por qué es importante la protección solar?

Está demostrada la relación entre el cáncer de piel y la radiación solar sobre todo por exposición solar durante las dos primeras décadas de la vida.

Se está viendo un aumento del número de tumores de la piel especialmente melanomas. Además, la exposición solar puede producir quemaduras, envejecimiento cutáneo, cánceres cutáneos como el basocelular, el espinocelular y el melanoma.

Los efectos del sol sobre la piel y los ojos son acumulativos.

En los ojos la radiación solar puede producir conjuntivitis, queratitis actínica y cataratas.

 

¿Qué tipos de rayos ultravioleta hay?

UVA: es el responsable del bronceado y del envejecimiento cutáneo. Tienen longitudes de onda de 320-400nm.

UVB: responsables del enrojecimiento de la piel, de la quemadura solar, de la pigmentación de la piel, del cáncer cutáneo y de los problemas oculares. Tienen longitudes de onda entre 290-320 nm

UVC: normalmente son absorbidos por la capa de ozono. Es muy tóxica y ocasiona mutaciones. Tienen longitudes de onda de 270-290 nm.

Luego estarían los rayos infrarrojos (IR) (éstos tienen longitudes de onda por encima de los 800 nm) que son los responsables del calentamiento cutáneo.

Cuanto más corta es la longitud de onda los efectos son más dañinos.

 

¿Qué son los fototipos de la piel?

Los tipos de piel se clasifican en 6 fototipos:

FOTOTIPO I: personas con piel de color blanco-lechosa, con pecas, ojos azules. Estas personas SIEMPRE se queman y nunca se broncean. Son casi albinos.

FOTOTIPO II: personas con piel de color blanca, estas personas son rubias o pelirrojas y con ojos claros. Siempre se queman y pueden adquirir un bronceado mínimo.

FOTOTIPO III: piel blanca, ojos verdes o castaños, pelo rubio o castaño. Pueden presentar quemaduras moderadas y bronceado gradual.

FOTOTIPO IV: piel levemente amarronada tienen los ojos y el pelo oscuro. Quemaduras mínimas, siempre adquieren bronceado.

FOTOTIPO V: Piel oscura  la típica de la etnia gitana, población india, sudamericana, etc) Rara vez se queman.

FOTOTIPO VI: Raza negra.

 

¿Qué factores de protección solar (FPS) hay?

  • PROTECCION BAJA: 6,10
  • PROTECCIÓN MEDIA: 15,20, 25
  • PROTECCIÓN ALTA: 30 Y 50.
  • PROTECCIÓN MUY ALTA: + 50

Debemos emplear cremas que lleven protección frente a UVA y UVB. La protección UVA aparecerá generalmente rodeada de un circulito.

Los factores de protección miden sobre todo la protección UVB, indican el tiempo en condiciones ideales sin riesgo de sufrir quemaduras.

¿Qué diferencia hay entre el filtro físico y químico?

Los fotoprotectores pueden ser de filtro químico, de filtro físico o mineral o combinación de ambos (organominerales).

Los de filtro físico están formado habitualmente por dióxido de titanio, óxido de zinc, mica y componentes de magnesio. Suelen dar menos problemas de alergia y son muy seguros, son los que se recomiendan en los niños más pequeños, en los menores de 2-3 años. El inconveniente de los de filtro físico es la cosmética, son untosos y dejan la piel blanca. Actúan como barrera física, absorben y dispersan la radiación UV, la luz visible y los rayos infrarrojos.

Los de filtro químico absorben la radiación solar y la transforman en otro tipo de energía de distinta longitud de onda que no sea dañina para la piel. Éstos pueden generar reacciones de hipersensibilidad y dermatitis de contacto. Tienen mejor cosmética que los de filtro físico.

Lo ideal es el fotoprotector que esté formado por los diferentes tipos de filtro (físico y químico). Los organominerales tienen nanopartículas de los filtros físicos y por ello tienen mejor cosmética.

Los niños deberían utilizar un protector solar como mínimo con FPS de 30.

¿Cómo debemos protegernos del sol?

Se debe evitar la exposición solar en las horas centrales del día de 11 a 16 h.

– Los menores de 6 meses no se deben exponer al sol, ya que su piel es muy fina y corren el riesgo de sufrir quemaduras muy importantes. Se deben emplear sombrillas y prendas de vestir que les protejan del sol ya que las sombrillas sólo protegen de la radiación UV directa pero no de la indirecta que es la que reflejan las superficies, como la arena, el agua, la nieve, etc. Aunque existe controversia acerca de si los fotoprotectores en menores de 6 meses son seguros, en el caso de que el bebé no pueda protegerse del sol adecuadamente con ropas ,se puede aplicar fotoprotector en esas pequeñas regiones que estén descubiertas.

-Usar factores de protección solar, en los niños más pequeños se recomiendan los filtros físicos y en los más mayores se pueden emplear los filtros químicos.

Aplicar los fotoprotectores media hora antes de la exposición solar (en casa) y renovar la aplicación cada hora o dos horas. En caso de sudoración, contacto con el agua o secado con la toalla es recomendable volver a aplicarlo. Aunque el producto sea water-resistant (aguanta la inmersión en agua 80 minutos) o water-proof (aguanta estar en el agua 40 minutos) esto sólo indica que se mantiene un tiempo tras sumergirse en el agua, pero si posteriormente se realiza un secado enérgico retiramos hasta un 85 % de la crema solar.

Renovar con frecuencia la aplicación de los fotoprotectores solares.

-aplicarse cremas solares aunque el día esté nublado

-Importante supervisar a los mayores de 10 años, estos suelen descuidarse en temas de fotoprotección.

-Usar sombrero o gorro que proteja las orejas y los ojos, camisetas, pantalón

-Emplear gafas de sol con protección UVA y UVB que deben estar homologadas con el símbolo CE.

Hidratar bien la piel tras la exposición solar.

 

Con todas estas recomendaciones, ¡disfrutemos del verano, del sol, de la playa, de la piscina o de la montaña!